We have detected that your language is not Spanish. You may visit the English version here.

Con el teléfono móvil estamos conectados 24 horas al día, 7 días a la semana, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Según un estudio realizado por Bioelectric Shield, la mitad de los jóvenes entre 16 y 34 años utilizan la alarma de su Smartphone como despertador, un 26 %, las personas de 35 a 54 años y un 9 %, de 55 años en adelante. Unos porcentajes que con seguridad, seguirán creciendo en los próximos años, ya que el móvil cada vez influye más en nuestro día a día.

Las marcas han de tener en cuenta estos datos y adaptarse a los nuevos hábitos del consumidor. Que en el mundo ya haya más teléfonos móviles que personas, nos muestra el enorme potencial de este dispositivo como canal de comunicación.

Por su parte, el SMS lleva con nosotros más de 20 años. Cuando parecía que la mensajería instantánea acabaría con él, resurgió como un canal eficaz, directo e inmediato para la comunicación de las marcas con sus clientes. Un canal sencillo y directo que se pone al servicio del usuario.

El SMS está presente en tu vida más de lo que crees.

hombre recién levantado con movil

Un día con el SMS

El teléfono móvil es tu despertador y te acompaña también durante el desayuno para repasar la actualidad del día. Mientras desayunas recibes un SMS recordatorio de tu cita con el dentista. De acuerdo, quizás este no sea el mejor SMS para empezar el día, pero sí lo es otro informándote que hoy el tráfico es fluido y que no hay alerta de polen en la ciudad.

Después de desayunar te pones en marcha, hoy tienes algunos trámites algo engorrosos que hacer… o no. Con un SMS solicitas tu vida laboral. Hecho. Es tan sencillo como el día que pediste la clave para hacer la declaración de la renta online. Tan solo necesitaste un SMS y cinco minutos para cumplir con tus obligaciones fiscales.

Bien, te has ahorrado el desplazamiento y la cola en la Administración Pública. Ahora tienes que ir al banco… o no.

Entras en tu banca online y realizas una serie de transacciones, siempre con el móvil al lado como fiel consejero, que refuerza la seguridad de tus transacciones. Recibes varios mensajes de texto. El primero te envía una clave para verificar tu identidad, el segundo te confirma que la operación se ha realizado.

En lo que se refiere a Banca, el SMS desempeña un papel muy activo, no solo en cuestión de seguridad, sino también a nivel informativo y de mejora en la atención al cliente.

Pero no solo las entidades financieras utilizan el envío de mensajes masivos para reforzar su seguridad. Grandes empresas como Dropbox o Yahoo, recomiendan a sus usuarios que activen el sistema de doble verificación.

Del mismo modo, ocurre con muchas apps móviles. Hasta Whastapp necesita un SMS para activarse.

Te vas a trabajar y según se acerca el mediodía, comienzas a tener hambre. Justo en ese momento recibes un SMS de tu restaurante favorito, con una promoción difícil de rechazar. Perfecto.

Cuando llegas a casa decides hacer unas compras. De nuevo, el SMS te acompaña durante todo el proceso, confirmándote la transacción, el estado del pedido...

Definitivamente, has tenido un día completo donde has realizado gestiones, compras y recibido información con comodidad, tranquilidad y seguridad. Con el SMS.