We have detected that your language is not Spanish. You may visit the English version here.

Qué es el marketing experiencial y cómo aplicarlo en 5 pasos

¿Qué es?

El marketing de experiencias o el marketing experimental es una tipología de marketing que se centra en vivir en primera persona una experiencia con el producto o servicio que se oferta. Es decir, cuando un usuario prueba el producto o servicio antes de pagarlo y le sirve para vivir una experiencia. Su objetivo es provocar un sentimiento, del tipo que sea, y hacer que la marca y el consumidor conecten de una forma más profunda.

Existen marcas que cualquier persona ya las relaciona con una experiencia o con un sentimiento. Haber conseguido algo así es el objetivo de cualquier compañía que trata de ejercer un marketing experiencial.

Origen

El origen del engagement marketing surgió para salirse un poco de la normal establecida en en el mundo del marketing y publicidad. Con la intención de acercarse más al consumidor que ya no permite que se dirijan a él de forma pasiva, surge esta nueva forma de experiencia.

Lecturas recomendadas

Hay personas que se han convertido ya en teóricos del tema. Max Lenderman es uno de ellos. Su obra “Marketing experiencial: la revolución de las marcas” habla sobre la importancia de crear publicidad distinta, más cercana al consumidor, personalizada y que se quede en la memoria. Es uno de los autores que más se relaciona con el marketing de experiencias así que seguro que si te vas introduciendo en este mundo y vas leyendo, encontrarás más de una aportación suya.

Un segundo teórico del marketing experiencial que te vendrá bien conocer para saber un poco más sobre este tema es Bernd Schmitt, profesor de la Columbia Business School de Nueva York. En sus libros, “Experiencial Marketing” y “Customer Experience Management” transmite la idea de que la publicidad y el marketing deben centrarse en el cliente y por ello, hay que llegar hasta él a través de experiencias, aportando algo más que la competencia.

Con estas píldoras de información ya te habrás hecho una idea general de lo que es el marketing de experiencias y de lo que engloba pero, ¿cómo crees que surgió esta tipología?

Tres ejemplos de marketing experiencial

Una vez sabemos la teoría podemos pasar a ver casos reales de marcas que utilizan y han calado gracias a su marketing experiencial.

1. Coca-Cola

El gigante de Cola-Cola es uno de los grandes expertos en esta clase de marketing. Ha realizado gran cantidad de campañas con un éxito rotundo y donde la experiencia del consumidor es la protagonista.

Una de las ideas con las que se quiso acercar al cliente y que seguro que recuerdas fue la de poner nombres propios a sus latas y botellas. La gente llegaba al supermercado intentando buscar su nombre, el de su padre o el de su novia. Incluso había gente que coleccionaba varias con nombres. Fue en boom sobre todo para los jóvenes que lo compartían a través de sus redes sociales.

Pero si nos adentramos más hacia el marketing experiencial seguro que has visto en alguna ocasión alguna cámara oculta que ha preparado Coca-Cola y que luego ha utilizado como anuncio o promoción.

En 2010 triunfó el vídeo de la máquina de la felicidad. Se trataba de una expendedora de Coca-Cola situada en el campus de una universidad donde se ve que una estudiante introduce su moneda y empiezan a caer botellas de Coca-Cola sin parar (el sueño divertido de cualquier estudiante con este tipo de máquinas).

Cuando esto ocurre más y más estudiantes se acercan y van compartiendo entre todos las botellas con gran felicidad. Más tarde vemos como la propia máquina ofrece un ramo de flores, un globo ¡e incluso una pizza para acompañar! Una campaña divertida en la que se ve los valores y el mensaje que quiere enviar la marca. Puedes ver el vídeo completo aquí.

2. Marketing experiencial en el punto de venta

Es el ejemplo más común si piensas en las experiencias que intentan aportarte las marcas. El que más puedes ver en tu día a día es que se realiza en supermercados o similares con demostraciones o degustaciones del producto. Muchas veces van acompañados de algún juego o diversión para que relaciones ese artículo con lo que te muestran los promotores.

3. Marketing experiencial en turismo

En un sector como el del turismo donde la competencia es constante y complicada, siempre hay que destacar siendo original o realizando campañas que salgan de la normalidad.

En 2014 la compañía de autocares Alsa con la que se desplazan millones de españoles cada día, quiso salirse un poco del marketing habitual y creó el llamado Smilebus, en el cual durante el mes de julio un humorista montaba en el autobús junto a los pasajeros y pasaban un buen rato contando chistes y haciendo el viaje más ameno. Puedes ver esta experiencia aquí.

Pasos para hacer estrategias de marketing experiencial

1

Tenemos que partir de la base de que no todas las marcas tienen la posibilidad de crear una estrategia de marketing experiencial puesto que sus servicios y productos pueden tener una complicación para transformarse a un sentimiento.

2

El primer paso antes de centrarte en tu campaña es conocer bien a tu público, saber cuáles son sus preferencias, sus gustos, qué es lo que buscan y qué podría interesarles. A partir de estas conclusiones es cuando tienes que encontrar qué puede ser la experiencia con tu producto o servicio que lo haría inolvidable.

3

Piensa un par de ideas para ver cuál puede ser más factible. Ten en cuenta que si quieres crear una experiencia es conveniente que “toques la fibra” de tu cliente, por lo que es mejor que busques un tema que le haga emocionarse de una forma u otra.

4

Otro de los pasos a tener en cuenta es el lugar o el canal donde quieres llevar a cabo esta experiencia. Decide si va a ser en el punto de venta, en un punto promocional o en algún canal online. Es muy importante que definas esta parte para así ver cómo trabajar la comunicación con el cliente.

5

Es el momento de que definas la experiencia y los objetivos que quieres conseguir con ella. Ten en cuenta que a partir de ahora esta campaña definirá a tu marca y muchos usuarios y clientes lo relacionarán contigo por lo que no debes fallar ni deteriorar tu imagen porque te pasará factura a la larga. Por lo que lo ideal es que para comenzar con campañas experienciales vayas a algo seguro que sepas que puede gustar y que sea original para el receptor.

Tipos de marketing experiencial

No existe una tipología bien definida sobre marketing de experiencias pero estas estrategias podrían clasificarse en tres:

  • Las sensaciones. Se refiere a los momentos en los que entra el juego alguno de los cinco sentidos y puedes oler algo, tocarlo, saborearlo… Muchas marcas de ropa se identifican con un olor que es el que tienen en sus tiendas, o en los paquetes que llegan a domicilio por ejemplo.

  • Los pensamientos. Son campañas que te hacen pensar, dar una vuelta al tema del que te hablan e incluso cambiar de opinión. Cuanto más profundas son y más te hacen pensar, más quedan en el recuerdo de la gente.

  • Marketing sentimental. Esta tipología apela a los sentimientos, convierte la experiencia en un momento íntimo del usuario con la marca y de ahí que se le llame sentimental.

¿Y cómo aplicarlo al SMS?

Es muy sencillo realmente si lo piensas. Puedes crear esa historia experiencial y avisar de ella a través de mensajes de texto. Puedes organizarlo como si fuera un storytelling e ir lanzando preguntas o poniendo casos. Es cuestión de echarle imaginación pero sin duda es un gran canal para impactar en tus clientes. Puedes apelar a los sentimientos enviando mensajes de texto como se hacían hace años, con abreviaturas y este tipo de signos que harán que el receptor viva una experiencia pasada.

DESCARGA EN PDF

¿Quieres descargar este artículo sobre marketing experiencial en pdf para revisarlo offline cuando quieras? Haz clic aquí