We have detected that your language is not Spanish. You may visit the English version here.

Conoce las claves que mejorarán la experiencia de tu cliente

El consumidor actual no compra productos, compra experiencias

Ofrecer una buena experiencia de compra se ha convertido en un elemento fundamental a la hora de construir una relación satisfactoria y duradera con nuestro cliente.

La experiencia de usuario consiste en crear una conversación con el consumidor, guiarle durante el proceso de compra, informarle, aconsejarle, para influirle de forma positiva, de manera que en el momento de la verdad, se decante por nuestra marca.

Construir una experiencia entorno al usuario depende de múltiples factores, pero se concentran fundamentalmente en tres:

Conoce bien a tu target

Estamos hablando de ofrecer una experiencia de compra que genere sentimientos positivos en el usuario y esto solo será posible si sabemos qué es lo que le interesa o busca.

Para comprender al usuario hay que saber escucharlo; en la medida de lo posible hemos de ser capaces de interpretar los datos que nos deja en cada uno de los puntos de contacto que tengamos con él.

Al fin y al cabo, una buena conversación solo es posible si se sabe escuchar y comprender al otro interlocutor. Una conversación, que en la actualidad se puede producir en cualquier momento o lugar.

Internet y las nuevas tecnologías han creado un espacio conversacional abierto las 24 horas, por lo que aquella empresa que quiera participar tendrá que estar preparada tanto para escuchar, como para dar una respuesta eficiente al usuario en el momento y lugar que este requiera.

Las empresas han de saber adaptarse a este consumidor multicanal y ser coherentes y consistentes en cada uno de sus puntos de contacto, entre los que destaca el móvil. Sin lugar a dudas, el consumidor actual es mobile, por lo que incluir este canal en nuestra estrategia global ya no es una opción.

La propuesta de valor

Es la razón por la que un cliente elige una marca. Una propuesta que no solo ha de ser atractiva, sino que ha de convencer, ofrecer un beneficio, satisfacer una necesidad, aportar una solución o generar una emoción.

Pero como la mujer del César, no basta con serlo, hay que parecerlo; por lo que es necesario realizar una comunicación eficiente de esta propuesta de valor, de forma que el cliente reciba el mensaje correcto en el momento oportuno. Para ello es esencial tener en cuenta el ciclo de vida del cliente, ya que nos permitirá diseñar las acciones más adecuadas según la etapa en que se encuentre.

Sin embargo, la propuesta de valor ha de ir un paso más allá. Ha de marcar la diferencia con respecto a la competencia. Ha de vender algo más que productos o servicios. Ha de vender experiencias que hagan que el cliente se sienta acompañado y protagonista de la historia. Y esta historia es la que el cliente compra.

Son muchas las herramientas y recursos que te ayudarán a mejorar la experiencia de tu cliente. En Instasent, te ofrecemos una forma eficaz para que te acerques a él: el SMS, porque es sencillo de usar, inmediato y altamente efectivo.

El 99 % de los mensajes se abren, un 90 % de ellos a los tres minutos de ser recibidos.

Esto quiere decir que tu propuesta de valor será recibida sin incidencias, ni distorsiones. El SMS será otro punto de entrada en el que podrás sumergir a tu cliente en una nueva experiencia.

chica buceando

Pónselo fácil

El consumidor actual recibe miles de impactos al día por diferentes canales. No va a llamar a tu puerta, pero le gustará encontrarte.

Cuando hablamos de ponérselo fácil lo decimos en el amplio sentido de la palabra: desde un diseño atractivo y usable, velocidad de la web, facilidad en el registro o en el pago, usos de Call To Action...

Como empresa tenemos que definir un solo objetivo en la comunicación y hacer entender al usuario lo que queremos de él para conseguirlo: "visita nuestra web, compra, lee, concursa…"

El reto al que nos enfrentamos las empresas es el de estar ahí cuando el cliente lo necesite y ofrecerle algo más que aquello que busca.

Una felicitación, una invitación, un descuento personalizado, un recordatorio informar del estado del pedido… son acciones que refuerzan la relación con el cliente y mejoran su experiencia y engagement.

Porque hay pequeños detalles o acciones que marcan la diferencia y que caben en 160 caracteres.