We have detected that your language is not Spanish. You may visit the English version here.

Cómo hacer una estrategia de email marketing [Guía+consejos]

El email marketing como herramienta de fidelización y ventas para las empresas se ha consagrado como una de las más utilizadas del mundo. Según el estudio Adobe Email Survey 2016, más de la mitad de los usuarios admite que el mailing es su medio preferido para estar en contacto con las marcas. Está más que demostrado que este canal de comunicación es útil para llegar hasta nuestros clientes potenciales si sabemos cómo utilizarlo correctamente. Si todavía no estás convencido te destacamos algunas de las ventajas que nos hacen decantarnos por él:

  • Canal directo: solo necesitas una base de datos y una plataforma para captar la atención del usuario, sin pasos intermedios que distraigan la atención.
  • Económico: crear campañas de email masivo sale bastante rentable en relación a los resultados que podemos obtener.
  • Relacional: puedes conectar varias estrategias, como las del SMS con las campañas de email masivo. El proceso de automatización se convierte en el protagonista.
  • Fácil acceso para el usuario: hoy en día contamos con multitud de apps de correo electrónico en nuestro smartphone por lo que el mensaje puede llegar hasta el usuario esté donde esté.

Antes de lanzarte a crear una campaña de mailing debes tener una base de datos lo suficientemente madura para conseguir objetivos reales. Aunque cuentes con otras técnicas de obtención de datos, no olvides tener activo en tu web un formulario de suscripción para facilitar el proceso y conseguir leads de calidad. Crear una campaña de email marketing significa lanzarte a la aventura, ya que no tienes la suficiente información para saber qué les interesa exactamente a tus lectores, por eso debes pensar en una estrategia inicial que no se incline demasiado ni de un lado ni de otro, que sea lo suficientemente amplia como para dar cabida a distintos públicos. Eso sí, tendrás que añadir puntos clave para después analizar qué es lo que les ha llamado más la atención de tu email.

Antes de esta primera campaña de email, tus contactos habrán recibido el mensaje de bienvenida nada más suscribirse a tu boletín así que no olvides que debes seguir una línea similar de comunicación para asentar la personalidad de tu compañía.

Define los objetivos que deseas conseguir

El primer paso es definir los objetivos que pretendemos conseguir. Intenta ser lo más sincero posible sin dejar de lado el punto ambicioso.

¿Qué queremos conseguir para nuestro negocio a través de las newsletters?

Crecimiento de las ventas, fidelización de nuestros clientes, aumento del tráfico en la web, captar la atención hacia nuevos productos… Determina qué es lo que buscas y céntrate en ello.

¿A quién me dirijo?

Seas un B2B o B2C debes saber quién es ese público al que vas a contar algo. Intenta analizar su perfil para ver qué puede interesarle de ti y si es necesario segmenta tu base de datos. Es la clave para llegar a alcanzar los objetivos propuestos. Esta técnica te servirá en próximas campañas de email de forma más segura pero si crees que puedes utilizarla en tu primer envío masivo, no dudes en hacerlo.

Marca un objetivo numérico

No tengas pánico por definir lo que quieres conseguir. Es importante fijar un número o porcentaje para trabajar en relación a ello. Si quieres aumentar un 10% las ventas o un 15% el tráfico a tu web a través del mailing, ve a por ello. Proponte más objetivos: 40% de apertura del email, 5% de tasa de bajas, conversión del 50%... Si no lo haces estarás midiendo a oscuras.

Crea un personaje como remitente del email

Es recomendable que te dirijas a la audiencia a través de una persona real o ficticia. Como usuario no es lo mismo que nos llegue un mensaje de una empresa que desde un trabajador concreto de la misma. Esto último hace que sientas ese correo como algo más personal con una oferta que parece exclusiva. Si cuentas con un Marketing Manager o un puesto similar en el equipo, será la persona ideal para hacer de vocero y si no, crea tú mismo un personaje que será el que hable en nombre de la empresa. No olvides presentarlo siempre en tu primera campaña, saber un poco más de él incrementará la confianza del lector. Puedes de ayudarte de alguna foto o ilustración.

El asunto del email como arma de fuego

El subject es uno de los detalles más importantes para que tu estrategia sea efectiva. A través de él captarás la atención de los usuarios o por el contrario huirá, eliminándolo directamente. Haz que sea llamativo, creativo, que ofrezca valor para que cliquen en él. Conviértelo en el arma más poderosa de tu campaña. Si el lector intuye con el asunto del mensaje que lo que le va a llegar es publicidad pura, declinará totalmente la apertura.

El contenido del mensaje

La base de todo, lo que debe interesar al usuario es lo que contiene ese email. Debes aportar contenido de valor para “enganchar” al lector y conseguir que abra tus emails de forma regular, llegando así a los objetivos que te propongas. En las campañas de email marketing puedes abordar diferentes temas: promociones puntuales para fidelizar, una presentación oficial de lo que vas ofrecer regularmente en el email, material útil y gratuito para descargar… Piensa en algo que pueda interesar a tu público. No te extiendas demasiado, además de que es tu primer contacto con ellos, un porcentaje muy alto leerá el email a través del móvil y desde él tenemos menos paciencia para leer textos largos.

No olvides

Un Call To Action a tu web, botones directos a tus redes sociales, imágenes o GIFs que añadan información extra o contextualicen y links hacia el contenido que te interese. Puedes avisar de la regularidad de tus emails, sin llegar a ser pesado, para que puedas crear un hábito en su vida digital.

Precisa el estilo de tu lenguaje

No hace falta que te digamos que las faltas de ortografía y la mala estructura del contenido harán que fracases estrepitosamente. Tienes que fijar la forma y el tono que quieres dar al lenguaje que uses con tus lectores: amigable, educado, divertido, personal… Piensa en cómo es su perfil para dar en la diana. Definir los valores de tu comunicación es un punto a favor para alcanzar los resultados. No olvides siempre de jugar con la positividad y con la realidad. Llama al usuario por su nombre, dirígete a él y le harás sentir especial.

Cómo intentar evitar el terror del SPAM

Empieza por algo básico y comunícalo de forma amigable. Avisa a tus lectores de que añadan tu contacto a la libreta de direcciones de su email para no caer en la bandeja de no deseados. Evita ser demasiado comercial tanto en el asunto como en el contenido de email, para ello no utilices palabras como gratis, descuento, compra ya o similares. No abuses de signos de exclamación, escribe de la forma más natural posible y no uses únicamente las mayúsculas en el asunto. Si puedes eludir un exceso de emoticonos también será positivo.

Postcampaña: análisis y conclusiones

Tan importante es el envío del email como la postcampaña. Tenemos que hacer un ejercicio importante de análisis y especificar las conclusiones. La importancia de probar, errar y acertar es la misma. Nadie suele atinar a la primera, así que concédete el permiso de equivocarte y seguir probando. Hacer campañas A/B testing te ayudará a adivinar qué es lo que mejor funciona con tus seguidores. Una vez haya pasado un tiempo prudencial analiza, analiza y analiza. Es la única manera de saber si vas por el buen camino o no, los datos te lo dirán todo y deberás interpretarlos de la mejor forma posible para futuras campañas de email marketing. Saca tus propias conclusiones y no pierdas nunca la esperanza, quien la sigue la consigue.