We have detected that your language is not Spanish. You may visit the English version here.

5 tácticas de marketing móvil que conviene evitar

Cuando algo se vuelve ordinario, nos encontramos con el problema de la previsibilidad. Este es el caso del marketing mobile, así que si no quieres caer en prácticas cada vez más obsoletas echa un vistazo a estas cinco tácticas que debes evitar como si de una enfermedad infecciosa se tratara:   

Teléfono móvil

Un enfoque ‘restrictivo’

Pensar en el marketing móvil como si solo fueran aplicaciones e internet móvil es un no rotundo. Ganarse un hueco en la pantalla de inicio de aplicaciones es algo que lleva tiempo y requiere muchísima estrategia, pues los consumidores buscan sobre todo experiencias ajustadas al contexto en lugar de sitios web móviles básicos o anuncios subsiguientes. El “monedero móvil” es un gran ejemplo de cómo ajustarse al contexto, pues el monedero móvil que es Apple Passbook permite a los usuarios almacenar tarjetas de fidelidad, varias ofertas y mucho más. Guardar algo en un monedero móvil es menos estresante que esperar a que se descargue una aplicación, y si se ayuda al consumidor de algún modo es más probable que se capte a este consumidor.  El nuevo Messenger for Business es otro buen ejemplo, pues permite a las marcas comunicarse con los consumidores a través de canales de chat privados. 

Perfiles singulares

En lugar de crear bases de datos de canales específicos basadas en comentarios de clientes, las marcas deben trabajar en perfiles de clientes que utilicen datos de todos los canales. De este modo, se crea una “experiencia multicanal” que va cambiando de manera constante entre diversos puntos de contacto. 

Robots, no humanos 

Trabajar con personas en lugar de robots o sistemas automatizados para la asistencia en el punto de venta y en el chat interactivo se ha convertido en una práctica arcaica. Los empleados humanos se distraen o se ponen enfermos, y por lo tanto no siempre hacen un trabajo óptimo. Por ello, las marcas deben hacer hincapié en centralizar las normas de participación en la nube para la asistencia al consumidor. Por ejemplo, Lowe ha sustituido recientemente a personas por robots en sus tiendas para asistir en las compras (como, por ejemplo, ayudar a buscar productos) con gran éxito.   

Propósito implícito y explícito

Mientras los vendedores sigan contextualizando las experiencias de usuario basándose en la ubicación, estarán pasando completamente por alto el propósito implícito y explícito. Por ejemplo, solo porque un hombre pasee por una tienda de maquillaje, no significa que se le tenga que regalar un cupón de 5 euros de descuento en una selección de rímel. Es fundamental comprender el propósito de un usuario en todo momento, pues ayuda a las marcas a alcanzar sus objetivos; es decir, ofrecer la experiencia, función y contenido correctos. 

Interrupciones

Saber elegir el momento adecuado para “atacar” es otro componente necesario de las campañas de SMS. Solo porque a la gente le guste recibir mensajes de sus amigos no significa que les parezca bien que sus teléfonos estén sonando en todo momento. Por ello, es importante saber contenerse, y las marcas deben resistir la tentación de acosar a los clientes con ofertas y promociones, por muy espectaculares que sean. Lo que deben hacer es buscar el momento adecuado para “atacar” y disfrutar después de la recompensa.

Y recuerda, en el mundo del SMS todo está en evolución constante, así que si no quieres que tus estrategias queden obsoletas, sigue con atención nuestro blog de SMS marketing.